¿Día de nieve? ¡Mochila preparada!

Febrero es el clásico mes de las escapadas a la nieve. Además, con el tiempo que ha estado haciendo seguro que hay un paquetón importante, así que disfrute asegurado. De todas maneras, hay que tener claro que si vamos a la nieve hay una serie de temas que tenemos que tener bien preparados, y uno de ellos es la mochila. Hagamos un recordatorio de lo que tenemos que meter, además de una bufanda.

PROTECCIÓN SOLAR

No existe discusión: es obligatorio. En la montaña es donde los rayos del sol afectan más, debido a 3 razones:

  • Por la altitud: a más altura, más intensidad de los rayos solares.
  • Por la nieve: refleja los rayos de sol.
  • Por el efecto lupa de las gotitas de nieve que tenemos sobre la piel. Estas gotitas favorecen mucho las quemadas.

El factor de protección solar, a poder ser, debe reunir las siguientes características:

  • Protección alta.
  • Debería ser específico para la piel del rostro.
  • Debería estar pensado para deportistas. Suelen ser texturas que resisten mejor la sudor y más resistentes.
  • El formato debe ser práctico de poner y llevar, para que ponérselo no sea un engorro.

Recordad que el fotoprotector hay que aplicarlo media hora antes de exponerse al sol y hacer repeticiones con frecuencia. Aplicar generosamente en toda la piel expuesta y sobretodo en la que “sobresale”, como nariz, orejas o pómulos.

Si queréis ver algún ejemplo de fotoprotector que pueden ir bien, click aquí.

PROTECCIÓN LABIAL

Otro imprescindible. Los labios son las zonas del rostro más sensibles a las bajas temperaturas así que en la mochila no puede faltar un protector labial para hidratar y proteger tus labios. Los más habituales son las barras de cacao, aunque también existen en forma de crema o gel.

Si queréis ver algún ejemplo de protector labial que os puede ser cómodo, click aquí.

NUTRICIÓN

Otro factor decisivo para disfrutar al máximo del día. El ambiente frío de la montaña hace que no nos demos cuenta que probablemente estemos sudando y eso da lugar a una cierta deshidratación. Por otro lado, hay un gasto calórico más elevado en ambientes fríos así que el consumo energético aumenta y lo deberemos reponer. Veamos los métodos más prácticos:

  • Bebidas isotónicas: Si no se bebe antes, durante y después de la actividad aumenta mucho el riesgo de deshidratación, aparece fatiga y baja mucho el rendimiento. Las bebidas isotónicas aportan la hidratación necesaria, las sales y muchas veces añaden hidratos de carbono que nos irán dando energía a poco a poco mientas las tomamos. Es mejor ingerirlas de manera repetitiva en forma de sorbos que beber mucho de golpe.
  • Barritas y geles. Son la manera más cómoda de ingerir energía. Añaden hidratos de carbono, proteínas, electrolitos, cafeína, vitaminas, minerales, etc… Se toman de manera cómoda y fácil y caben en cualquier bolsillo.

Encontraréis información sobre suplementación nutricional en el deporte aquí.

(MINI)BOTIQUÍN

Dependerá mucho de la actividad que vayamos a realizar. Si existe un cierto riesgo de acabar magullados no está de más pensar en los típicos utensilios para hacer curas leves como pueden ser gasas, un desinfectante y algunas vendas. No ocupan nada y te pueden sacar de un apuro.

Y para acabar, lo dicho: una bufanda. ¡Que disfrutéis!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *