hipoglucemia grave en diabéticos

Hipoglucemia en diabéticos: causas y consecuencias.

Un estudio reciente llamado Crash (Siglas de «Conversations and Reactions Around Severe Hypoglycaemia») alerta de que una de cada 3 personas diabética afirma no sentirse preparada ante un acontecimiento de hipoglucemia grave. Existe el agravante de que este tipo de acontecimientos, además de peligrosos, son muy comunes. Se dan (de media) la friolera de 2,5 casos de hipoglucemia por paciente y año.

El estudio Crash se presentó en el 60 congreso nacional de la Sociedad Española de Endocrinología y nutrición (SEEN). Es un estudio que se ha hecho a lo largo y ancho de 8 países, entre ellos España. En nuestro país ha contado con la colaboración de 140 diabéticos tipo 1 y 2, todos ellos mayores de 18 años y tratados con insulina.

Resultados del estudio Crash

Los resultados del estudio señalan que únicamente el 17% de los diabéticos tipo 1 y tan solo el 12,5% de los de tipo 2 utilizan glucagón en caso de hipoglucemia grave.  Además, se observó que solo el 11% de los pacientes que han sufrido una hipoglucemia grave, obtuvieron un nuevo kit de glucagón después del episodio.

La baja utilización del kit de glucagón se debe principalmente por no disponer del mismo. Un 17% de los diabéticos tipo 1 no tenían el kit prescrito en sus recetas y en el caso de los diabéticos tipo 2 llegamos a un 50%. Cabe destacar que a pesar de la gravedad del episodio, muchos enfermos no obtuvieron la prescripción del glucagón en la siguiente visita al médico.

Causas de la hipoglucemia

Entre las causas más comunes destacan haber comido de menos o haber hecho demasiado ejercicio físico. El domicilio es el lugar más común donde se sufrió el episodio, tanto para los diabéticos tipo 1 (75,5%) como los de tipo 2 (83,0%).

Por qué es tan importante esto?

Según un estudio presentado en las últimas sesiones científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA en inglés), un episodio de hipoglucemia suficientemente grave como para requerir la visita a Urgencias podría duplicar el riesgo de enfermedad cardiovascular grave. Además, estadísticamente, un tercio de los diabéticos mayores que han sufrido un episodio de este estilo, fallecerá en los tres años siguientes.

Hipoglucemia: qué hacer.

Primero hay que tener claros los síntomas. En casos leves (alrededor de 65mg/dl), los síntomas típicos son nerviosismo, temblor y palpitaciones. Si esto no se corrige aparecerán nuevos síntomas que incluyen sudoración, más temblores y sensación de mareo. De no revertirse la situación entraremos en letargia, confusión y crisis comiciales, derivando en riesgos más graves como daños neurológicos irreversibles.

Esta escalada de síntomas es orientativa y puede variar de un paciente a otro o incluso en una misma persona en situaciones diferentes.

En cualquier caso, es importantísimo saber qué hacer en cada situación. En los episodios más leves, con una simple ingesta de hidratos de carbono o de glucosa sería suficiente. Es lo que se conoce con la regla del 15×15. Si el paciente que esta sufriendo la hipoglucemia puede tragar, bastaría con tomar 15g de glucosa, lo que equivaldría a un azucarillo de entre 8 y 10g. En caso de no recuperarse, a los 15 minutos se repetirá la dosis. 15g, cada 15 minutos, hasta recuperarse.

Si la hipoglucemia es grave y siempre que exista una alteración del nivel de consciencia que impida la seguridad de la ingesta oral, se debe emplear glucagón, ya sea el subcutáneo o el más moderno de dispensación nasal. Una vez recuperado el nivel de consciencia, se deberá volver a la regla del 15×15.

Prevención

Si eres diabético y has sufrido un episodio de hipoglucemia, cuéntaselo a tu médico de cabecera. El médico podrá valorar tu caso y orientarte en una dirección o en otra.

Si eres un «nuevo diabético» la educación es primordial. Debes aprender las conductas que pueden producirlas, entre ellas, la ingesta inadecuada de hidratos de carbono, el exceso de ejercicio o las enfermedades agudas como las diarreas o los vómitos.

Y en todos los casos, la familia y el núcleo de amigos y/o cuidadores son la clave. Un gesto tan simple como darle un zumo o un azucarillo a una persona que empieza a notar síntomas puede evitar muchas complicaciones y, en última instancia, salvarle la vida.

Si os quedan dudas o queréis preguntarnos alguna cosa no dudéis en contactarnos por cualquiera de las redes sociales (Instagram o Facebook) o por la web.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *