Entradas

Otro taller sobre nutrición deportiva. Hagamos balance.

Hace ya como mínimo 3 años que apostamos por incorporar la nutrición deportiva a nuestro catálogo de productos. Fue, y es, una apuesta arriesgada. Es una categoría de la que hay mucha información (ya sea buena o mala) en la red además de una competencia tremenda en cuanto a precios y canales. Aun y sabiendo todo esto, decidimos junto a Roger Perez de Etixx, meternos en este jardín. Eso sí, con una propuesta muy clara: no queremos vender nutrición deportiva, queremos formar en nutrición deportiva.

¿Más de 3 años después dónde estamos? Es momento de hacer recapitulación y valorar hasta qué punto ha valido la pena. Se han hecho unos 10 talleres formativos. A una media de 10-12 personas por taller, son más de 100 personas que han aprendido las nociones básicas de la nutrición deportiva. 100 deportistas de “la calle”. No hablamos de élite deportiva (aunque alguno ha venido) sino de gente normal. Gente que hace su vida, con su trabajo y familia y que, además, saca unas horas para entrenar para hacer un 10K, media maratón, Ultrapirineu o la Mussara.

¿¡ Nutrición deportiva para “Gente Normal” !?

Se apuntó directamente a este perfil por un motivo muy sencillo: es gente normal. Personas que muchas veces no están federadas. No forman parte de ningún club ni van a fisios ni masajistas. Gente que entrena por sensaciones y que poco a poco va viendo como esos 5km con los que empezó, ahora se llaman Maratón de Barcelona. Gente que empieza por coger la BTT en lloreda para subir al Vigía y ahora se encuentra en la Andalucía Bike Race. Gente que, en definitiva, entrena mucho y, por desgracia, algunas veces acaba rompiéndose.

Por qué se suele lesionar tanto el deportista amateur? Muy sencillo, no hay ningún entrenador que le avise que tiene que tener temporadas de descanso. Calcular la carga de entreno. Vigilar el sueño y cuidar la alimentación. Se empieza entrenando por gusto y se aumenta el volumen conforme el cuerpo va adaptándose, pero sin regulación. Además, muchas veces uno se acaba animando por un (lógico) afán de superación. Este perfil se beneficia mucho de consejos de higiene y nutrición deportiva ya que al incorporar a sus hábitos pequeños cambios obtiene una vida deportiva muy longeva. Una alternativa muy suculenta si la comparamos con lesiones recurrentes y frustraciones a corto plazo.

Conclusión? Vale la pena trabajar este campo? Pues mucho. Es un placer teneros aquí cada 3 o 4 meses y ver como las charlas que tienen que durar 1h acaban durando 2,5. De los talleres que hacemos, es claramente de los más participativos. Preguntáis, consultáis y os sorprendéis ante las cosas que no sabíais. Lo simple que muchas veces es mejorar un rendimiento o disminuir una sensación de fatiga. O peor: un riesgo de lesión.

Así que, que nadie se preocupe: mientras siga habiendo deportistas en la calle, seguiremos haciendo talleres ;D!

Si alguien ha venido a alguno y tiene sugerencias que nos las envíe. Igual le podemos dar una vuelta de tuerca al tema y tener un nuevo enfoque.

Y sobretodo, GAS!

¿Día de nieve? ¡Mochila preparada!

Febrero es el clásico mes de las escapadas a la nieve. Además, con el tiempo que ha estado haciendo seguro que hay un paquetón importante, así que disfrute asegurado. De todas maneras, hay que tener claro que si vamos a la nieve hay una serie de temas que tenemos que tener bien preparados, y uno de ellos es la mochila. Hagamos un recordatorio de lo que tenemos que meter, además de una bufanda.

PROTECCIÓN SOLAR

No existe discusión: es obligatorio. En la montaña es donde los rayos del sol afectan más, debido a 3 razones:

  • Por la altitud: a más altura, más intensidad de los rayos solares.
  • Por la nieve: refleja los rayos de sol.
  • Por el efecto lupa de las gotitas de nieve que tenemos sobre la piel. Estas gotitas favorecen mucho las quemadas.

El factor de protección solar, a poder ser, debe reunir las siguientes características:

  • Protección alta.
  • Debería ser específico para la piel del rostro.
  • Debería estar pensado para deportistas. Suelen ser texturas que resisten mejor la sudor y más resistentes.
  • El formato debe ser práctico de poner y llevar, para que ponérselo no sea un engorro.

Recordad que el fotoprotector hay que aplicarlo media hora antes de exponerse al sol y hacer repeticiones con frecuencia. Aplicar generosamente en toda la piel expuesta y sobretodo en la que “sobresale”, como nariz, orejas o pómulos.

Si queréis ver algún ejemplo de fotoprotector que pueden ir bien, click aquí.

PROTECCIÓN LABIAL

Otro imprescindible. Los labios son las zonas del rostro más sensibles a las bajas temperaturas así que en la mochila no puede faltar un protector labial para hidratar y proteger tus labios. Los más habituales son las barras de cacao, aunque también existen en forma de crema o gel.

Si queréis ver algún ejemplo de protector labial que os puede ser cómodo, click aquí.

NUTRICIÓN

Otro factor decisivo para disfrutar al máximo del día. El ambiente frío de la montaña hace que no nos demos cuenta que probablemente estemos sudando y eso da lugar a una cierta deshidratación. Por otro lado, hay un gasto calórico más elevado en ambientes fríos así que el consumo energético aumenta y lo deberemos reponer. Veamos los métodos más prácticos:

  • Bebidas isotónicas: Si no se bebe antes, durante y después de la actividad aumenta mucho el riesgo de deshidratación, aparece fatiga y baja mucho el rendimiento. Las bebidas isotónicas aportan la hidratación necesaria, las sales y muchas veces añaden hidratos de carbono que nos irán dando energía a poco a poco mientas las tomamos. Es mejor ingerirlas de manera repetitiva en forma de sorbos que beber mucho de golpe.
  • Barritas y geles. Son la manera más cómoda de ingerir energía. Añaden hidratos de carbono, proteínas, electrolitos, cafeína, vitaminas, minerales, etc… Se toman de manera cómoda y fácil y caben en cualquier bolsillo.

Encontraréis información sobre suplementación nutricional en el deporte aquí.

(MINI)BOTIQUÍN

Dependerá mucho de la actividad que vayamos a realizar. Si existe un cierto riesgo de acabar magullados no está de más pensar en los típicos utensilios para hacer curas leves como pueden ser gasas, un desinfectante y algunas vendas. No ocupan nada y te pueden sacar de un apuro.

Y para acabar, lo dicho: una bufanda. ¡Que disfrutéis!