SPD: cómo simplificar la toma de la medicación

Hay un servicio en la farmacia del que se habla poco, pero que es tremendamente útil: el SPD.

SPD son las siglas de Servicio Personalizado de Dosificación y os vamos a explicar brevemente de qué trata porque cuando se utiliza suele ayudar mucho tanto al paciente como a su entorno.

¿Qué es el SPD?

El SPD es un servicio mediante el cual un profesional (formado previamente) gestiona y prepara la medicación de un determinado paciente. “Formado” significa que el personal de la farmacia que participa en este servicio tiene que haber hecho una formación previa. En este curso se adquieren los conocimientos para poder gestionar y preparar la medicación a una persona minimizando al máximo el riesgo de error.

Cuando hablamos de “gestionar y preparar” hablamos de que, literalmente, el paciente deja de tener que ocuparse de la amplísima mayoría de los temas logísticos que implican la obtención y toma de su medicación. El personal de la farmacia se dedicará a estar pendiente de cuándo tiene disponible sus medicamentos y de separársela en un pastillero para que le sea lo más sencillo posible tomársela.

“Estar pendiente de su medicación”

Una vez el paciente entra en este servicio deja de venir a la farmacia a buscar su medicación. Únicamente vendrá de manera periódica a buscar su pastillero y será la farmacia quien estará pendiente de cuándo tiene disponible su medicación. Esto simplifica enormemente la vida tanto al paciente como a su cuidador.

Al ser la farmacia quien está pendiente de la medicación del paciente, evitamos que alguien tenga que venir constantemente para sacar la medicación que le falta. Es muy común que alguien tenga que venir muchas veces a la farmacia porque no le salen sus pastillas de manera uniforma a lo largo del mes. Esto reduce, por un lado, los viajes a la farmacia, que pueden ser un inconveniente importante en casos de movilidad reducida. Y por el otro, evita que alguien se quede sin pastillas y, por tanto, se salte tomas hasta que pueda ir a la farmacia a reponer. Además, la farmacia, al revisar la medicación ve muy rápido cuando un medicamento caduca en la receta, cuando hay cambios, cuando hay errores, etc.

El pastillero

El pastillero es un envase semanal que tiene 4 tomas diarias (desayuno, comida, cena y cama). En el pastillero entrarán todas sus pastillas siempre que sean comprimidos o cápsulas no bucodispersables. Por razones obvias, sobres, jarabes, inhaladores, etc, no podrán ir en el pastillero y deberán tomarse aparte.

Este pastillero se prepara por tandas: normalmente unas 2/4 semanas, y luego se coordina con la persona cuándo vendrá a buscarlos. El método es bien sencillo: viene la persona, pide sus pastilleros, se le identifica y registra conforme se los lleva y punto.

Inconvenientes del SPD

Para la persona, muy pocos. Una vez superado el pequeño vértigo que provoca no disponer de tu propia medicación y dejar que otra persona te la gestione, todo van a ser mejoras.

En la farmacia explicaremos muy bien qué hacer cuando hay cambios de medicación. Cómo comunicar que vamos al médico o cuando hay intervenciones. Qué hacer cuando nos vamos de vacaciones, cuando hay que reclamar una receta nueva, etc. etc. etc. Una vez se coge el truquillo, todo lo que al principio parecía complicado, se convierte en rutina y hábito.

El único caso en el que el SPD no se recomienda es en problemas cognitivos o mecánicos graves. Si existe el riesgo de que alguien se tome mal el pastillero porque no lo entiende, va a ser peor el remedio que la enfermedad. Y cuando alguien tiene problemas en las manos y no acaba de acostumbrarse a abrir los alvéolos, tampoco recomendaremos este servicio.

Más dudas?

Os dejamos con unos vídeos para que los chafardeéis con unos mucha más información y con el enlace a instagram donde hicimos un reel explicando esto mismo. Si os queda alguna duda, nos dais un toque.